Imagen

Imagen

domingo, 3 de septiembre de 2017

Recuerdo II

Qué habrá sido de él,
de sus ojos de hierba,
del sol de aquellos sábados,
del imán en el aire.

Siempre fue caprichosa la memoria.

De pronto le recuerdo
llenándome de luz cada lunar,
curvando mi cintura,
trazando corazones en mi boca.

La nostalgia sonríe
y todo se concentra en el ínfimo espacio
que ocupó un infinito.

Y regresa a mi piel un febrero lluvioso
y el pálpito de un beso irremediable.

Hoy su recuerdo es
un júbilo encarnado entre las sienes.

jueves, 31 de agosto de 2017

Tristeza

Ella nunca se va,
aguarda agazapada en una letanía
de peldaños que incitan al descenso.

Me conoce, y también yo la conozco,
ya estuvo en mi penumbra
más de un siglo de veces.

Volverá con su voz llena de invierno
a desear hundirme.

Yo sé que volverá, pero esta vez
no será fácil que me quede al fondo
de su mar lacerante.

Primero
tendrá que pelear contra una guardia
de Lázaros en pie.

Creencias

Creía que venías exacto cada tarde
a mirarme un instante entre la niebla
a quitarle la vida a los olvidos.

Que alterabas el orden de los años
y volvías a mí 
con la puntualidad de la nostalgia
a hacerle un boca a boca a la desidia.

Incluso hasta creí que alguna vez
leerías mis líneas y mis versos.

Creía que esos gestos nos salvaban.

Pero ahora no andan los relojes,
seguramente
porque tan sólo yo les daba cuerda.

Ya ves que siempre caigo en cada trampa
que la imaginación me pone.

Me equivoqué al creer que la casualidad
era un olor a mariposas dulces
entrando en mi ventana unos segundos.

Ya ves,
volvió a perder un pulso la inocencia.

Y ahora la verdad es un lugar inhóspito.

lunes, 28 de agosto de 2017

Apatía

A veces no soy yo,
cuando la soledad se vuelve perezosa
y el cansancio no avisa,

cuando escribir no duele
ni se rompe el espejo en mil palabras
y una calma desierta se instala en los instantes,

y la vida bosteza
y me esconde alicientes y me oculta motivos
y apenas si me mira
y no me piensa.

A veces no soy yo,
lo sé cuando no puedo sentir nada
y escribo con la inercia de los actos reflejos,

con la tinta sin voz, vacía-mente,

cuando soy otra simple
mortal que ya está muerta.

lunes, 19 de junio de 2017

Recuerdo

Aunque tú no lo sepas
me dueles suavemente
como un sueño estancado, una utopía
o un sinfín de paréntesis en blanco.

Nunca te irás del todo
del espacio difuso donde vagan las cosas
que escapan del olvido.

Sobrevives ahí
como una isla ingrávida y constante
moviéndose despacio en el destiempo.

Te asomas y te escondes
igual que un verso a punto de escribirse

y dueles dulcemente

como un golpe de aire,
como un hielo en la frente del verano.

Aunque tú no lo sepas,
nunca te irás del todo,

me aprendí de memoria tus incendios
y también tus cenizas.

domingo, 11 de junio de 2017

Cobardía

Por no matarle a él
eres tú quien se muere

despacio

mirando hacia otra parte
donde una rosa seca susurra que está viva
detrás de la nostalgia.

Tú querías lavarte las tristezas
y su voz era un cántaro.

No viste que la sed es otra cosa.

Si tan sólo apretaras el gatillo 
y soltaras la bala del adiós,
si pudieras matarle,

hundir en su ilusión la estaca de tu huida,
desbaratar su fe,
cortar la yugular de su presente. 

Si pudieras vivir.

Pero se han agotado hasta los charcos
y ya no hay agua donde ahogar las culpas.

Por no romperle a él te estás haciendo añicos.

lunes, 1 de mayo de 2017

Espejismos

A veces imagino que me buscas
en todos los andenes
con un ramo de rosas en los ojos
y un nido de comienzos gestándose en tu boca.

Y recorro los mapas del destierro
como si no supiese
que hace ya mucho tiempo que dejé de viajar
en tu tren del futuro.

Y pienso que me esperas cada noche
recostado en tu almohada
como un adolescente que no sabe
qué hacer con las distancias de la vida.

No sé por qué lo hago,
por qué insiste mi frente en la resurrección.

Supongo que prefiero disfrazarte de Ulises
a pensar que vendrías
con un kalashnikov en las palabras
dispuesto a rematarme.

A veces imagino que me buscas
como si no supiese 
que hace ya mucho tiempo que estoy muerta.